Revista Puerta de Embarque

Diez años y unas pocas reflexiones

By on febrero 23, 2016

Coincidiendo con nuestro número 100, echamos la vista atrás. La evolución del turismo ha sido espectacular en estos algo más de diez años transcurridos desde que Puerta de Embarque editó su primer número.

El año 2006 arrancó con el buen sabor de boca de un 2005 “de récord”… aunque eso casi ha dejado de ser noticia en España cuando se habla de turismo. En cualquier caso, ese año nuestro país cerró con 55,6 millones de llegadas de turistas internacionales y un crecimiento del 6% respecto al anterior. Los ingresos turísticos también se mantenían en la senda del crecimiento.

20141019_121157

Nadie esperaba una crisis como la que se estaba fraguando, enraízada en malas prácticas del sector del ladrillo y del sector bancario. De momento, vivíamos tan felices, esperando más del siguiente año que del anterior, y confiando en una revalorización constante de los bienes, del tipo que fueran. Si hubo alguien que pensó que aquello tenía que estallar tarde o temprano, a buen seguro que se le hizo callar por aguafiestas.

Tambien la inversión hotelera mostraba una gran vitalidad, animada por el capital remanente de la construcción e incentivada por los márgenes que se presumían mejores que en otras actividades. Muchos se negaban a considerar entonces que la gestión de hoteles requiere de conocimientos específicos, y de profesionales capaces y conocedores de lo que tienen entre manos. Y por este camino, también fueron muchos los activos hoteleros que acabaron en manos de los bancos cuando la situación económica dejó a la demanda contra las cuerdas. Con el viento en contra, competir -en 2009, en 2010, en 2011,…- se hizo muchísimo más complicado, incluso para grandes marcas, que con cimientos poco sólidos, también se hundieron.

fotos

El turismo, hace diez años exactamente igual que ahora, se concentraba en seis Comunidades Autónomas. Las más atractivas para el turismo internacional (del que podemos ofrecer datos agregados): Cataluña, Baleares, Canarias, Andalucía, Comunidad Valenciana y Comunidad de Madrid. Por ese orden. Eran elegidas por 9 de cada 10 turistas. El resto, 11 Comunidades Autónomas, se repartían el 10,3% restante. Diez años después, esas mismas once se han de “contentar” con el 9,5% de los –eso sí- 68,1 millones de turistas que recibimos en 2015. Puesto que la tarta a repartir es mayor, la cuota de pastel también lo es.

IMG_1462

Esto explica por qué, aunque muchos más turistas extranjeros hayan descubierto la belleza de la España verde y de interior, seguimos siendo de forma notoria y evidente un destino de sol y playa. Un destino que se ha beneficiado por ello en los últimos años de un trasvase de turistas que rechazaban viajar a otros destinos percibidos como inseguros.

Pero para interpretar las cosas correctamente, hay que señalar que “incluso” los destinos de litoral tienen una provincia que exhibir y que promocionan activamente. ¿O es que el turista que toma el sol en Almuñecar no puede ser el mismo que visita La Alhambra? El campo de las motivaciones abre una perspectiva más amplia que los fríos números y, de facto, sabemos que nuestros visitantes han diversificado notablemente las razones por las que nos eligen. Ahora los turistas buscan “experiencias memorables” (como se proclama en cualquier foro de turismo que se precie). Y eso le ha dado alas al turismo cultural, al turismo gastronómico, al enoturismo, al turismo de naturaleza… ¡Afortunadamente!

turistas

MUNDO DIGITAL
Lo que ha cambiado y mucho en diez años ha sido el turista. Y ha cambiado porque la tecnología también lo ha hecho. Hace una década el 38,1% de los turistas extranjeros que venían a España tenían contratado un paquete turístico. La turoperación era esencial en el engranaje de la industria… y todavía tiene un peso significativo. Casi 20 millones de turistas a día de hoy vienen reservan un paquete.

Pero es innegable que el viajero independiente, con el abanico de opciones a las que tiene acceso desde su propio móvil (en la comodidad de su hogar), se ha convertido en el rey. Y ese protagonismo sólo lo cede a otros como él, al mostrarse más dispuesto a seguir las recomendaciones y opiniones de otros turistas que las de un prescriptor tradicional, por más que aquellos sean perfectos desconocidos. El reto de las empresas turísticas es, hoy por hoy, adaptarse a los nuevos vientos que mueven el mundo digital.

11

Tan cierto como que la realidad virtual ha dejado de ser ciencia ficción para colarse en la rutina. Ahí tenemos a la Sociedad Española de Agencias de Viajes con Realidad Virtual, que acaba de echar a andar en este 2016 y que distribuirá 4.500 gafas de realidad virtual en las agencias españolas este mismo año. Nunca antes los viajeros pudieron informarse con tanta seguridad –con sus propios ojos- de lo estupendo que será su viaje.

 

DIEZ ENSEÑANZAS (unas aprendidas y otras a medias)

  1. SÍ hemos aprendido que… el turista español –la demanda interna- representa el 50% del negocio. Cuando la crisis agudizó su crudeza, cuando no se iba de vacaciones el que no podía y tampoco gastaba el que –pudiendo- no tenía confianza en el futuro inmediato, entonces tomamos conciencia de que el primer cliente estaba en casa.
  2. Pero NO hemos aprendido que… por muchos turistas que nos visiten (y bienvenidos sean), la medida del éxito no es una cifra récord de llegadas, sino de ingresos, rentabilidad y empleos.
  3. SÍ hemos aprendido que… el sector turístico es uno de los pilares de nuestra economía, generando en torno al 11% del PIB, “sector locomotora” incluso en medio de un ciclo económico adverso.
  4. Pero NO hemos aprendido que… convendría un Pacto Nacional de todas las fuerzas políticas para preservar un sector tan vital a nuestros intereses. Una perspectiva con visión a largo plazo, ajena a partidismos.
  5. SÍ hemos aprendido que… cuando las cosas se ponen difíciles, el turismo es refugio de la creación de empleo, por temporal que éste sea.
  6. Pero NO hemos aprendido… a prestigiar las profesiones turísticas. La figura de un puesto directivo, sí; pero el recepcionista, el camarero, el guía y un largo etcétera de profesionales, no. Aunque estos últimos sean, a menudo, los que con sonrisas y profesionalidad granjeen a su empresa la confianza del cliente.
  7. SÍ hemos aprendido… a potenciar la innovación en turismo y hemos creado destinos inteligentes. España es una potencia turística y hay mucho talento dedicado a que siga siéndolo.
  8. Pero NO hemos aprendido… que la sostenibilidad y la conservación del medio ambiente van mucho más allá de una bonita tarjeta de presentación.
  9. SÍ hemos aprendido que… es rentable poner en valor la historia, la cultura, lo “auténtico” porque esa inversión nos situará más en sintonía con el turista actual.
  10. Pero -de momento- NO hemos sabido envolverlo y venderlo sin generar, en ocasiones, hasta 17 conflictos.

About Mari Cruz Marina

Debes estar registrado para escribir un post Login