Revista Puerta de Embarque

Business travel, el viaje anticíclico

By on abril 29, 2015

En época de “vacas flacas” el viaje corporativo se ha sobrepuesto al ciclo económico adverso apostando por el control de costes y una actitud abiertamente emprendedora.

Dice una teoría clásica y bien conocida que los individuos que se adaptan son los que sobreviven. Aplicado al mundo del business travel, esta idea debería llevarnos a evitar la tentación de ser lineales en las decisiones de viaje y asumir que, a veces, lo más conveniente puede ser ir “contracorriente”.
De este modo, cuando hace unos años la crisis económica se hizo más que patente en España -mientras que el sector vacacional se iba a pique lastrado por la caída del consumo-, los viajes de negocios a nivel sectorial mantuvieron el tipo. Es verdad que el control de los costes se convirtió en algo absolutamente prioritario para las empresas, pero no por ello se aflojó la intensidad viajera. Las empresas decidieron seguir viajando, pese al receso económico. Incluso las pymes se subieron al carro y muchas de ellas apostaron por abrirse paso en mercados lejanos… para lo que tuvieron que hacer viajar a sus trabajadores. Y visto con perspectiva todo esto ha resultado ser una efectiva tabla de salvación; se mida el resultado en exportaciones o en empleos.

Airport terminal
Marcel Forns, director general de Gebta España, explica que las dinámicas de los viajes de negocio y los vacacionales son claramente distintas. “El negocio precede y se anticipa al viaje de ocio, debido a su carácter anticíclico; de hecho -argumenta-, el viaje de empresa ha sido parte de la solución en la salida a la crisis gracias a que las empresas han salido más a la búsqueda de nuevos mercados en los que poder crecer”. En efecto, los datos de Gebta, agrupación que reúne cerca del 50% del mercado de las agencias de viajes corporativos en España, corroboran que desde 2011 el viaje de negocios ha registrado una evolución positiva, tanto en transacciones como en volumen de viajes. La propia política de fuerte contención del gasto medio ha redundado en poder incrementar el número de viajes.


BUISNESSTRAVEL

Se calcula que en los últimos cuatro años los crecimientos medios en el sector han sido del orden del 3% al 4% en términos de actividad, manteniéndose la evolución del gasto prácticamente estable o con incrementos no superiores al 1%. El análisis del presente apunta que ésta sigue siendo la tónica, si bien –indica Gebta España- se percibe un mayor grado de “confianza empresarial”.

¿QUÉ PASARÁ EN 2015?
Los travel managers que manejan elevados presupuestos están muy interesados en esta incógnita. Especialmente en un contexto en el que la bajada de los precios del petróleo debería recortar las tarifas de algunos de sus proveedores, máxime también cuando las tasas aeroportuarias quedarán en España congeladas hasta el año 2025. Un vistazo a las tarifas aéreas permite constatar que la reducción del precio del crudo no se ha trasladado con la intensidad previsible al precio de los billetes. Un hecho que ha provocado incluso la llamada de atención desde Fomento a las compañías aéreas, las cuales justifican su posición en la compra del fuel anticipada por cupos y a precios superiores. Desde Gebta se estima que si las tarifas -finalmente- bajan será de forma parcial, con nulo o bajo impacto en las rutas aéreas con menor competencia.

travelworld
Por otra parte, el cambio del euro a la baja afectará donde las transacciones se realizan en dólares. El pronóstico para el coste del alojamiento refleja una propensión a incrementos moderados de los precios hoteleros en la mayor parte de los continentes. También en el mercado interior se espera una cierta recuperación de las tarifas, si bien leve, del orden del 2%.
En cuanto al transporte en AVE, las tarifas no sufrirán cambios. Y hay que recordar que el viajero de negocios es de los mejores clientes de la Alta Velocidad. “Parece un producto diseñado a medida para esta tipología de viajes en los trayectos de hasta tres horas de duración”, aduce Forns. Durante los años más duros de la crisis el viajero de negocios ha acaparado la mejora en la demanda de este medio de transporte. Es de esperar una paulatina recuperación por parte de la demanda vacacional, aunque “lo previsible es que el gran cliente del AVE continúe siendo el pasajero de empresa”. Para los desplazamientos medios domésticos convencionales el español sigue prefiriendo el coche.
A modo de síntesis, el director general de Gebta España concluye, como previsión global para 2015, que “la evolución del coste de los viajes tenderá a encarecerse de forma moderada”.

MEETINGS

TENDENCIAS VIEJAS Y NUEVAS
La principal tendencia es conocida: el ahorro. “La crisis ha dejado su impronta en la gestión económica de las empresas y su cultura empresarial”, dice Forns. En los últimos años se han implantado políticas de viajes orientadas al ahorro y a la búsqueda del máximo retorno de la inversión. Además, la gestión eficiente de la partida de viajes por parte de la TMC’s (travel management companies) ha permitido que las empresas españolas puedan viajar más y más lejos con el mismo presupuesto. Anticipando tendencias, Gebta España considera que ésta en particular se mantendrá, aunque habrá dos elementos novedosos que entrarán en acción en el medio plazo.
Por una parte, la incorporación del factor productividad asociado a los “costes ocultos” del viaje, que funcionará como un “corrector” del ahorro. Se trata de ser conscientes de que perseguir el ahorro a cualquier precio –por ejemplo, obviando el agotamiento o el estrés causados al viajero- puede tener un coste imprevisto en términos de productividad. Un estudio elaborado por Gebta hace año y medio afirmaba que el porcentaje de los casos en los que la tarifa más elevada “compensaba” podía alcanzar hasta el 78%, dependiendo del nivel retributivo del ejecutivo.
El segundo elemento a tener en cuenta de cara al futuro es el denominado risk management. Se vincula con el mayor nivel de internacionalización de la empresa española y sugiere que la compañía que desplaza a sus trabajadores debe protegerles frente a potenciales riesgos a los que se exponen en determinadas áreas geográficas. En el argot del sector esto se enmarca en el duty of care de las compañías y es, sin duda, un área de responsabilidad en desarrollo.

TRAVEL-BUSINESS
NO SIN MIS APPS´S
El viajero tecnológico ya está aquí. Los dispositivos móviles se perfilan como un factor clave en el viaje de empresa. Y no sólo por requerimientos del negocio y para ser más eficientes. El viajero desea estar permanentemente conectado también para mantener el contacto con su familia y amigos. El estudio de Amadeus ‘10+1 caras del viajero de negocios tecnológico’ afirma que las empresas están abiertas a que sus empleados utilicen aplicaciones móviles de su elección para facilitar sus desplazamientos.

 

BLURRING, FIDELIZANDO AL VIAJERO CORPORATIVO
El término procede de EE.UU. Blurring se forma con las iniciales de Business y Leisure combinadas con el verbo To Blur (“difuminar”). Su significado revela cómo se ‘difuminan’ las barreras entre el ocio y el negocio.
Tablets y smarphones facilitan atender cuestiones personales en tiempo de trabajo y asuntos profesionales acabada la jornada laboral.
La interacción entre ocio y negocio también está llevando a los viajeros a aprovechar los desplazamientos de trabajo para disfrutar de experiencias de ocio en el destino. El blurring puede convertirse en una atractiva herramienta de “fidelización” de los viajeros corporativos en manos de las empresas.

About Mari Cruz Marina

Debes estar registrado para escribir un post Login