Revista Puerta de Embarque

Argentina y Tailandia, destinos por descubrir

By on noviembre 26, 2013

Lugares exóticos y evocadores se presentan al viajero como una perfecta opción para unos días de descanso.

Argentina, paisajes y cultura

Ciudades fascinantes, sorprendente naturaleza y una rica historia se abre a los ojos de quienes visitan Argentina de la mano de Viajes El Corte Inglés.

Buenos Aires atrapa al visitante de gracias a un estilo único, síntesis de variadas influencias culturales y arquitectónicas: desde el aire europeo que destila el barrio de La Recoleta, hasta el ambiente chic al más puro estilo de Manhattan de Puerto Madero, pasando por el espíritu bohemio de Palermo.

“Siempre he sentido que hay algo en Buenos Aires que me gusta. Me gusta tanto que no me gusta que le guste a otras personas. Es un amor celoso.” Así hablaba Borges de su ciudad, una metrópolis que se ofrece inmensa al viajero, que disfrutará escuchando a los porteños, se deleitará con un tango en casi cualquier esquina, se empapará de fútbol en los aledaños de La Bombonera, paseará por El Rosedal y saboreará la tradicional parrillada.

La esencia de esa Argentina a la que cantaba Gardel se muestra en todo su esplendor en el barrio de La Boca, con su famoso Caminito y sus típicas casas pintadas de llamativos colores, los famosos conventillos; un barrio hoy día  repleto de restaurantes, tiendas de artesanía y parejas bailando tango. También interesantes son el barrio de Recoleta, el más aristocrático, donde destaca su cementerio declarado Patrimonio Histórico y que alberga los restos de Evita Perón, y la Plaza Dorrego, llena de cafés, restaurantes y anticuarios. Otro símbolo de la ciudad es la Plaza de Mayo, centro histórico, político y social de Buenos Aires, en cuyo suelo se aprecian pañuelos blancos pintados en homenaje a las Madres de Mayo. Enfrente, la Casa Rosada, sede presidencial de la República.

Buenos Aires

Dejando atrás Buenos Aires, Argentina cuenta con innumerables atractivos naturales, como las Cataratas de Iguazú, con 275 saltos formando una media luna que caen desde 70 metros de altura, Patrimonio Natural de la Humanidad. En la Garganta del Diablo, en el fin del río Iguazú superior, una unión de saltos de agua de más de 150 metros de longitud en una caída de 80 metros de altura forma una herradura. Una pasarela permite al visitante ver de cerca los arcoiris que se forman por la bruma de las densas nubes de vapor de agua y los rayos del sol que las atraviesan, contemplando los contrastes de colores entre el verde de la selva, el azul del cielo, el blanco de la espuma y el rojo del agua coloreada por la tierra. Y, por supuesto, El Calafate, entrada al Parque Nacional “Los glaciares”, con el famoso Perito Moreno y su red de pasarelas que permiten contemplar a menos de 100 metros los desprendimientos de hielo. Al sur, no conviene perderse Ushuaia, la ciudad más austral del mundo. Su puerto es la principal puerta de entrada al continente antártico, desde el que parten cruceros en catamarán por el canal de Beagle. Allí se avistan lobos marinos y pingüinos de Magallanes, y se navega por el Cabo de Hornos hacia la Antártida.

argentina

 

Exótica Tailandia

Tailandia es, sin duda, un destino que deslumbrará, con pequeños paraísos terrenales donde relajarse y soñar gracias a los itinerarios de 12 días que propone Viajes El Corte Inglés. En este país de grandes contrastes, donde los templos milenarios se alternan con edificios de lujo, se presenta como el escenario perfecto para una espada exótica.

Construida a orillas del río Chao Phraya, la capital de Tailandia, Bangkok, es una mezcla de modernidad y tradición: centros comerciales y mercados callejeros; espectaculares templos y parques de ocio; rascacielos y una intensa vida nocturna… Todo en un ambiente exótico. Un viaje a Tailandia no está completo sin al menos una visita a Bangkok. Allí, no hay que dejar de visitar los templos Wat Pho y Wat Arun. El primero de ellos destaca por su Buda Reclinado, el más grande de Tailandia, con 43 metros de largo y 15 metros de alto. Wat Arun, por su parte, es uno de los principales templos budistas de la ciudad, cuyo nombre significa Templo de la Aurora o Templo del Amanecer. Con 82 metros de altura, su torre central es la más alta de Bangkok. Otro tesoro histórico de Bangkok es el Gran Palacio, con sus techos de tejas espectaculares, murales extensos y ornamentos extravagantes. Acoge el tesoro nacional: el Buda de Esmeralda, una pequeña representación de un Buda sentado, hecha con jade verde y vestido con ropajes de oro.

Bangkok

Ya hacia el norte del país, los viajeros podrán disfrutar de una rica artesanía autóctona en un entorno natural fascinante. Chiang Mai es la ciudad más grande y con más gran importancia cultural dentro de esta región. Conocida como “La Rosa del Norte”, se esconde entre altas montañas a orillas del río Ping. Su barrio antiguo está rodeado por murallas y por un foso de agua. Es una zona con mucho movimiento, perfecta para pasar una mañana recorriéndola a pie, en bici o en moto, y contemplar el templo más famoso de la ciudad, Wat Phra Singh. Desde aquí será interesante acercarse hasta el Parque Nacional de Doi Inthanon, hacer excursiones al aire libre, paseos a lomos de un elefante, visitar poblados tribales de las montañas, admirar la belleza de su artesanía, participar en eventos y festivales tradicionales, perderse en alguno de sus mercados…

Chiang Rai es la provincia más septentrional de Tailandia, un montañoso escenario con manantiales de agua caliente, cascadas, lugares históricos y las ciudades tribales de Meo, Akha, Karen, Lisu y Muser. Por aquí pasa el río Mekong, una frontera natural que separa los Estados de Laos, Myanmar y Tailandia. Un crucero por sus aguas permite alcanzar el llamado Triángulo de Oro, donde se puede disfrutar de increíbles vistas a los tres países limítrofes.

Para los que busquen grandes playas, la isla de Phuket, al sur del país, conocida como “la Perla de Andamán”, ofrece idílicos parajes en un entorno natural único. En Phuket se alternan zonas de intensa vida nocturna con un sinfín de enclaves naturales, perfectos para un turismo familiar y relajado. Desde que en 1999 albergase el rodaje de la película “La Playa”, protagonizada por Leonardo di Caprio, Maya Bay, se ha convertido en una de las más visitadas. Destacan también las de Karon, Kamala y Bang Thao. Para completar la estampa merece la pena tomar distancia y contemplar las colinas que pueblan Phuket, montañas de hasta 1.000 metros de altitud, donde las plantaciones de caucho y la selva tropical lo inundan todo de un verde de ensueño.

 Palacio Chakri

 

About Creativos Lawrence

Debes estar registrado para escribir un post Login