Revista Puerta de Embarque

Andalucía y tu mejor tú

By on julio 22, 2014

Una canción pegadiza, una invitación a disfrutar la vida en positivo… Son la sencilla pero efectiva tarjeta de presentación con la que Andalucía nos propone vivir experiencias este verano en una tierra bendecida por el sol y el mar. «Cuando pones un pie en Andalucía, ya no eres tú, eres: Tu mejor tú» dice su eslogan turístico. ¿Cómo no rendirse a esta promesa de plenitud?

Foto: Turismo Andaluz

Foto: Turismo Andaluz

Lo cierto es que si Andalucía es uno de los destinos preferidos de los millones de turistas extranjeros que nos visitan cada año, no es por casualidad. Tampoco lo es que a los propios españoles nos encandilen sus ocho provincias. Tenemos el privilegio de saber de primera mano que ofrecen bastante más que bellísimas playas de arena dorada en las provincias de Cádiz y Huelva o bonitas calas escondidas entre acantilados por la costa de Granada, la Costa del Sol o el litoral de Almería. Más de 800 kilómetros de costa son muchos kilómetros, muchos paisajes que descubrir, con dos corazones azules de distinto pulso, el liviano Mediterráneo y el profundo y más agitado Atlántico.

Tarifa, Cádiz. (Foto: Turismo Andaluz)

Tarifa, Cádiz. (Foto: Turismo Andaluz)

Las playas de Andalucía constituyen un patrimonio natural con personalidad propia… y también con nombre propio. Así, el litoral malagueño es conocido como la Costa del Sol, el granadino como Costa Tropical y el de Cádiz y Huelva como Costa de la Luz. El denominador común es el rojo de sus atardeceres y el sol omnipresente; más allá de eso prima la variedad.

Andalucía ha sabido dotar a su litoral de servicios de calidad, ya sea que hablemos de un chiringuito a pie de playa donde nos sentemos a dar cuenta de una ración de espetos (sardinas ensartadas en una caña y asadas) y su correspondiente cerveza helada o de las prestaciones de primera calidad de sus puertos náuticos y deportivos. Este verano, la Bandera Azul, uno de los emblemas de calidad que mejor identifican los turistas, ondeará en 81 playas de la Comunidad Autónoma. Son tres más que el pasado verano, reflejo del esfuerzo que los municipios turísticos realizan por responder a las expectativas de sus visitantes.

Espetos en la provincia de Málaga. (Foto: M.R.).

Espetos en la provincia de Málaga. (Foto: M.R.).

Pero vayamos tramo a tramo… La Costa del Sol fue la pionera en el desarrollo turístico andaluz. Se extiende desde el extremo oriental de la provincia de Málaga hasta Sotogrande (San Roque) en las costas gaditanas. Una larga línea costera donde nombres como Marbella o Torremolinos han alcanzado una fama internacional que les consagra en la historia del turismo en España.

La llamada Costa Tropical enlaza la Costa del Sol y la Costa de Almería, ocupando un privilegiado balcón al Mediterráneo. La zona disfruta de un microclima subtropical, con 320 días de sol al año y una temperatura media en torno a los 20 ºC que hace posible que en este rincón de España se den variedades tropicales de plantas y frutas. En lo que respecta a la línea de costa, acantilados, calas y extensas playas configuran un paisaje que se transforma radicalmente sólo 40 kilómetros hacia el interior, a los pies de Sierra Nevada, paraíso para los amantes de los deportes blancos y de la montaña.

Localidad costera de Roquetas de Mar, en Almería. (Foto: Turismo Andaluz)

Localidad costera de Roquetas de Mar, en Almería. (Foto: Turismo Andaluz)

Alcanzamos la Costa de Almería, un nuevo contraste. El escenario en esta tierra, donde el séptimo arte encontró un plató legendario, cambia por completo. Desierta en unas zonas, llena de cultivos resguardados bajo el invernadero en otras, montañosa y con playas rocosas o con dunas, la costa almeriense es de lo más diversa.

La Costa de la Luz gaditana tiene bien puesto su apelativo. Estamos en la zona más meridional de la península Ibérica y el clima es magnífico, las horas de sol se alargan… Tartesos, fenicios, griegos, romanos, visigodos, árabes… todas las civilizaciones que han construido la historia de este país han codiciado la luz del sur y el favor de la antigua «Gades». Sanlúcar de Barrameda, Chipiona, Rota, el Puerto de Santa María, Chiclana, Conil, Barbate o Tarifa son localidades naturalmente enfocadas al turismo.

Puerto Marina, en Benalmádena, provincia de Málaga. (Foto: Turismo Andaluz)

Puerto Marina, en Benalmádena, provincia de Málaga. (Foto: Turismo Andaluz)

La Costa de la Luz en su tramo de Huelva no desmerece a su vecina. Desde la desembocadura del río Guadiana, en la frontera con Portugal, a la desembocadura del río Guadalquivir, que sirve de límite natural con Cádiz. La nota dominante son las playas amplias, de arena blanca, donde se superponen visualmente el agua, las dunas y los pinares. Si buscamos lugares salvajes y solitarios, aquí los hallaremos. Y quienes prefieran el confort y los servicios de los núcleos turísticos, tienen también donde elegir: Ayamonte, Isla Cristina, Lepe Cartaya, Punta Umbría, Mazagón, Matalascañas… Huelva posee además una «perla», el Parque Nacional de Doñana. Pero para descubrirlo hay que poner distancia con la línea de costa y adentrarse un poco en el interior.

Sanlúcar de Barrameda, en Cádiz. (Foto: Turismo Andaluz)

Sanlúcar de Barrameda, en Cádiz. (Foto: Turismo Andaluz)

La Andalucía interior

La belleza de Andalucía no se agota ni mucho menos en su costa. Tierra adentro, la diversidad, extensión y riqueza medioambiental de su territorio es impresionante. Aquí se encuentran las cumbres más altas de la península Ibérica, en Sierra Nevada; humedales como las Marismas del Guadalquivir; bosques mediterráneos como el Parque Natural Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas; y parajes de contraste como Cabo de Gata, otro de los Parques Naturales de la Comunidad. Más del 18% del territorio de Andalucía está protegido y su catálogo de Parques Naturales supera la veintena.

En la sierra de Cazorla, Jaén.

En la sierra de Cazorla, Jaén.

Con esta «materia prima natural» no es de extrañar que Andalucía sea también uno de los destinos favoritos de los viajeros amantes de la aventura, que encuentran aquí la posibilidad de practicar una multitud de deportes. La Sierra de Cazorla, la de Grazalema, la serranía de Ronda y la Alpujarra brindan una variedad de escenarios de color muy distinto.

La Alhambra recortada frente a Sierra Nevada. (Foto: Turismo Andaluz)

La Alhambra recortada frente a Sierra Nevada. (Foto: Turismo Andaluz)

Una mirada al interior exige reconocer la riqueza cultural que atesoran las provincias andaluzas, fruto del cruce y legado de distintas civilizaciones asentadas a lo largo de los siglos en el sur de España… mucho antes incluso que cristalizara esa identidad nacional. Citar La Alhambra de Granada, uno de los monumentos más exquisitamente construidos del mundo, o la propia Mezquita de Córdoba, esplendor del Califato, nos permite viajar en el tiempo a otro mundo que pervive en nuestros días gracias a estas maravillas arquitectónicas.

Interior de la Mézquita de Córdoba. (Foto: Turismo Andaluz)

Interior de la Mézquita de Córdoba. (Foto: Turismo Andaluz)

Interior de la Mézquita de Córdoba. (Fot: Turismo Andaluz)

Un recorrido por la Andalucía interior -por sus castillos, fortalezas y monasterios- no debería olvidarse de dos ciudades únicas, Úbeda y Baeza, en la provincia de Jaén. Ambas ostentan el marchamo de Patrimonio de la Humanidad y comparten con otros enclaves andaluces la capacidad de imprimir en nuestra memoria escenarios singularísimos, como Ronda en Málaga, Moguer en Huelva o Arcos de la Frontera en Cádiz.

Sevilla de noche. (Foto: Turismo Andaluz)

El turismo por sus capitales de provincia, dotadas de excelentes comunicaciones, completa el perfil monumental de Andalucía. Pasear por la ciudad de Córdoba, recorriendo callejuelas, patios y plazas, su Catedral, el Alcázar de los Reyes Cristianos, el Puente Romano y la Albolafía, la Judería y, obviamente, la célebre Mézquita. Contemplar la Giralda de Sevilla, la Torre del Oro y la Maestranza, el barrio de Santa Cruz, los Reales Alcázares…

O el Castillo de Santa Catalina coronando Jaén, su catedral renacentista, el Palacio del Condestable Iranzo y el de Villardompardo… o la «Tacita de Plata», como se conoce a la ciudad de Cádiz, la más antigua de occidente según dicen y lugar de nacimiento de la primera Constitución española, la «Pepa».

Recorrer las calles de Málaga, para conocer sus museos, su oferta cultural y gastronómica; Almería, presidida por su imponente Alcazaba… y, finalmente, descubrir la vinculación con el Nuevo Mundo tan patente en Huelva.

Imposible agotar en un solo viaje tanta diversidad y belleza; fácil hacer aflorar nuestra mejor versión, ese «mejor tú» que nos reclama Andalucía.

Más información en: www.andalucia.org

About Redacción Puerta de Embarque

Debes estar registrado para escribir un post Login